Archive for mayo 30th, 2012

30 mayo
2012
escrito por Pi

Imagen de la cara de PiMañana hace los años que tomé la Primera Comunión. Ni voy a ponerme a contar los años porque quizás salgan más de los que pueda imaginar, así que dejémoslo en que mañana es un día especial para mi. Y todo esto me lo ha recordado la Comunión que tomó el pasado sábado una personita especial para mi. Por eso quiero compartir esto contigo. Te conozco desde que estabas en la tripita de tu mamá y te he visto como has crecido, quizás no tan de cerca como me hubiera gustado por el ritmo trepidante que la vida nos impone a veces, pero siempre te he tenido muy cerquita en el corazón. Tu padre es una de las personas que logra darme la cordura en mis “ataques” laborales, y tu madre siempre está dispuesta a un abrazo, un beso o un pincho para charlar. Tienes dos ejemplos de buenas personas en los que apoyarte e imitarlos.

Recuerdo ese día como uno de los más bonitos de toda mi vida. Era emocionante llevar ese vestido tan estupendo que tenía debajo una enagua que lo abultaba más. Era una princesita, la princesita con las que soñamos todas de pequeñas. Esa noche llovió y mi padre me cogió en brazos hasta llegar a la iglesia para que no me manchara el vestido. Mi príncipe ;-). También tengo el recuerdo de no dormir bien porque mi madre se empeñó en que del prendedor que iba a llevar en mi pelo, que es liso y lacio, tenía que colgar un rizo, por lo que dormí con unos rulos. Por supuesto esa especie de tirabuzón resistió a duras penas la ceremonia.

Me regalaron un reloj, en aquellos años el reloj lo tenías cuando tomabas la Primera Comunión, antes no, o por lo menos así sucedía en mi casa. Y por supuesto me lo dieron al final de la ceremonia para que no estuviera jugando con él y atendiera toda la celebración. Tenía que leer, no recuerdo ni qué, pero sé que estaba nerviosa.

Me sentía y era el centro de atención de todo y de todos y eso para una niña es lo mejor del mundo. Nos juntamos poquitos para comer, no se hacían esas celebraciones como las que hay ahora que son mini bodas, pero fueron los suficientes para que fuera la persona más feliz. Y todo eso a pesar de que se equivocaron y pusieron un niño en vez de una niña en la tarta final. Hasta eso me dio igual porque entre otras cosas, yo estaba comiendo en medio de mis padres y eso cuando tienes hermanos es todo un privilegio y lo que más deseas.

Y yo, lo que te deseo de corazón, es que fuera un día especial, que cuando pase el tiempo lo recuerdes con el mismo cariño con que yo recuerdo el mío. Que tengas en la memoria a tus padres, a tu hermana y a toda tu familia que estaba junto a ti de una manera o de otra.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...